Reflexología Podal: Historia y Técnica de Tratamiento

HISTORIA

 

A pesar de que no se conocen datos históricos muy amplios de esta ciencia curativa, sabemos que el masaje de los pies, su estimulación y aplicaciones tan específicas como el estímulo sexual, era practicado ampliamente por el pueblo chino, incluso antes del desarrollo de la acupuntura. Es más, es posible que la acupuntura se desarrollara posteriormente en base a esta ciencia cuando los sanadores se dieron cuenta de que todo nuestro cuerpo está relacionado entre sí y que cualquier anomalía en una parte afecta a otra lejana y sin conexión aparente. Por ejemplo, que un golpe en el dedo gordo del pie pudiera provocar vértigos es algo extraño de explicar, como también lo es, el que cuando nos duelen las muelas nos duelan igualmente los dedos pequeños.

 

Históricamente, las primeras referencias que tenemos sobre el masaje podal datan del año 2500 a.C. y las encontramos en el Antiguo Egipto, en la tumba del médico Ankhma-hor de Saqqara (VI Dinastía), donde podemos ver en varias pinturas cómo un médico toca, con las yemas de los dedos, el pie de una persona y también la mano. 

Es normal también en ciertos tratados hindúes, entre ellos el popular Kamasutra, ver posiciones amorosas o meditativas, en las que uno de los dos participantes está tocando, de manera aparentemente casual, alguna zona corporal conocida hoy día como refleja. De igual manera se encuentran escritos y dibujos de Miguel Angel, en los que se mencionan tratamientos para aliviar el dolor mediante masajes en los pies y la cabeza, y algunas estatuas de la misma época nos muestran posiciones que podríamos definir hoy como curativas mediante la reflexoterapia.

 

Después y hasta finales del siglo XIX la investigación sobre  los puntos reflejos del pie  parece que quedó relegada a simples masajes relajantes o estimulantes de la líbido, momento en el cual el doctor Head investigó seriamente sobre ciertos puntos dolorosos que aparecían con bastante frecuencia en los pies de las personas. Al principio ni siquiera estableció una relación entre los puntos dolorosos y el resto del cuerpo, llegando a pensar que por algún motivo la mayoría de los enfermos padecían también simultáneamente afecciones en los pies. Era como si cada enfermedad en concreto alterase otras zonas del cuerpo, entre ellas los pies.

 

Hacia 1912 el médico norteamericano Dr. William Fitzgerald desarrolla la Terapia Zonal apoyándose en los conocimientos aportados tanto por la medicina científica como por la medicina tradicional china.

 

La Terapia Zonal , se basa en que el cuerpo está dividido en diez zonas verticales alineadas con los dedos de las manos y de los pies (cinco en cada lado del cuerpo) que abarcan todos los órganos, glándulas y partes del sistema nervioso.

 

Unos años después, la masajista Eunice Inghan aprendió esta disciplina, perfeccionando el método de trabajo y sentando las bases del masaje de presión aplicado únicamente en los pies, y posteriormente se le dio el nombre de Reflexología o Terapia de las zonas reflejas de los pies.

 

En 1970 Hane Marquardt expuso que las líneas verticales podían ser cortadas por otras líneas horizontales, que dividieran el cuerpo en zonas trasversales. Estas eran tres, y podían relacionarse con zonas anatómicas concretas:

 

1) Región superior de la cintura escapular.

2) Tórax y parte superior del abdomen.

3) Abdomen y pelvis.



 

TÉCNICA DE TRATAMIENTO

 

La Reflexología podal se realiza en los dos pies, empezando por el pie izquierdo.

Se trabajan órganos, glándulas y sistemas (nervioso, respiratorio, muscular, linfático, etc.)

 

Como regla general, para el tratamiento, se usa el pulgar apoyado sobre el punto reflejo a tratar en un ángulo de 90º y se puede realizar el masaje de arriba hacia abajo o viceversa, en el sentido de las agujas del reloj o en sentido contrario según queramos estimular o relajar.

 

El contacto del pulgar con la piel de la zona refleja nunca se interrumpe.

 

La presión se realiza de tal manera que no produzcamos un efecto doloroso que sobrepase el umbral de dolor de cada persona.

 

La duración de la presión en cada lugar va desde varios segundos a algunos
minutos. Para ser efectiva requiere un tiempo de 8 a 12 segundos seguidos

de presión en el punto reflejo.

 

Según la zona o sistema corporal a tratar se utilizan distintos tipos de presión:

 

-Presión directa: se realiza con el pulgar, en un ángulo de 90º.

-Presión circular sedante: se realiza con el pulgar en forma de círculos concéntricos en el sentido contrario de las agujas del reloj, para conseguir un efecto tranquilizante o de sedación sobre la zona refleja masajeada.

-Presión circular estimulante: se realiza con el pulgar desde la periferia del punto a tratar, efectuando círculos en el sentido de las agujas del reloj, para crear un efecto estimulante o de llamada en la zona refleja a tratar.

-Presión de bombeo: se realiza con el pulgar presionando y soltando suavemente a un ritmo principalmente lento.

 

“Crisis Curativa” en Reflexoterapia

 

Al igual que en otras Terapias Naturales, al inicio de las sesiones de Reflexoterapia Podal se evidencia un fenómeno comúnmente conocido como crisis curativa (empeoramiento primario).

 

No aparece en todas las personas.

Pero normalmente el empeoramiento temporal debe valorarse como el hecho de que el organismo comienza a luchar contra la enfermedad a través de sus propios recursos.

Hay que considerar también que en algunas enfermedades crónicas surge muchas veces un empeoramiento temporal (“otra forma de crisis curativa”), ya que el proceso patológico antiguo, en el cual las defensas hasta ahora habían sido impotentes, entra en un estado agudo, donde los mecanismos de autocuración pueden volver a ser efectivos.

 

Normalmente surgen reacciones durante y después de la aplicación de la
Reflexoterapia Podal y durante el intervalo de tiempo entre dos sesiones.

 

Son reacciones comúnes, esperadas e importantes, en muchas ocasiones, para el sucesivo y buen desarrollo de la terapia.

 

La Reflexología nos muestra cómo unos pies sanos reflejan nuestro bienestar y equilibrio interior.

La Reflexología podal es una terapia natural muy efectiva indicada para todo el mundo.

 

Con la Reflexología se pueden tratar todo tipo de dolencias físicas y es un excelente método preventivo.

 

Para los bebés y niños resulta especialmente útil en:

Cólicos de lactante, constipados, flemas, otitis, dolores de estómago, diarreas, estreñimiento, cuando les salen los dientes, en los cambios en la alimentación, para ayudarles a relajarse y conciliar el sueño, etc.

 

La reflexología les alivia los síntomas y les ayuda a reestablecer el equilibrio, ayudando al cuerpo de manera natural a luchar contra infecciones y dolencias potenciando el sistema inmunológico y eliminando las toxinas.

 

El masaje en bebes y niños pequeños es muy ligero, con fricciones suaves y de corta duración.

 

En niños a partir de 8 a 10 años en adelante puede practicarse el masaje de manera más profunda para regular el sistema nervioso, favorecer el trabajo de las glándulas endocrinas, ayudar al desarrollo óseo y muscular y estimular el sistema inmune.

 

El masaje en los ancianos les ayuda en las funciones motoras, contribuye a la regulación del sistema nervioso, activa la capacidad respiratoria y mejora la función intestinal y del aparato urinario.

 

El masaje en los ancianos se aplica de manera suave y delicada.

 

RENUKA YOGA en redes sociales