Reiki

 

Reiki es un concepto japonés que significa "Energía Vital del Universo o Energía Universal".

Se compone de dos vocablos:

Rei que significa "Energía Universal"  y  Ki que significa "Energía Vital de todo ser vivo"

 

Redescubierto en el siglo XIX por Mikao Usui, un monje cristiano de origen japonés, es un método antiquísimo de curación, que usaba Jesús, que se mueve desde el Espíritu hacia la mente y emplea la Energía Universal, canalizándola y transmitiéndola a todo aquello que vive y sobre lo que pongamos nuestra atención.

 

Durante el tratamiento, la energía Reiki va abriéndose camino hacia el área causante del desequilibrio o enfermedad, que se encuentra en la mente y en los pensamientos alojados en ella, propiciando que se produzca la autosanación en la mente de la persona y así el efecto se manifiesta al resto de niveles (emocional y físico), armonizándose todos con el Espíritu.

 

Las personas que transmiten la energía Reiki no son sanadores, tan sólo instrumentos de esta energía. La persona que recibe la energía es ayudada a tomar conciencia para que pueda curarse a sí misma de manera natural.

 

La energía Reiki trata cualquier enfermedad, ya que esta energía conecta a la persona con su Esencia Divina, Espíritu o Alma, despertando en ella la consciencia de lo que le ha hecho enfermar y tomando la responsabilidad de su propia curación. Y aún cuando la curación no se produzca, por diferentes motivos que sólo conoce el alma de la persona, la energía Reiki ayuda a aliviar el dolor y el sufrimiento, aportando paz interior para atravesar cualquier proceso, incluso la muerte.

 

Reiki es beneficioso para todos los seres vivos (humanos, animales y plantas). Esta Energía Vital del Universo armoniza y equilibra cualquier cosa que toca, incluso se utiliza para mejorar la calidad de los alimentos y el agua, así como para limpiar y equilibrar energéticamente lugares y ambientes.



Reiki es mucho más que un método de sanación, es una forma de vida que nos enseña a ser conscientes del amor que mora en nuestro interior y en todo lo creado, y gracias a esa consciencia, poder fluir en armonía con las Leyes de la Creación, ser más libres y felices en nuestro caminar diario, amando a nuestros semejantes, como a nosotros mismos, hasta llegar a experimentar el Amor Incondicional.

 

Reiki procede del Espíritu y se aloja en nuestra mente recta ó Corazón y se trasmite desde ahí al corazón de los demás. Sólo a través de la unión de nuestra mente y corazón puede conocerse la plenitud de la vida. El Corazón es la puerta que conduce al Amor Incondicional del Universo. Y sólo éste Amor tiene el poder de devolvernos al estado de Paz y Armonía de la Unión con Todo.

 

Los cinco principios espirituales del Reiki:

 

Al menos por hoy, dejaré de lado la ira

Al menos por hoy, dejaré de lado las preocupaciones

Hoy valoraré todo lo que poseo

Hoy haré mi trabajo de forma honrada

Hoy seré bondadoso con toda criatura viviente

(Mikao Usui)

RENUKA YOGA en redes sociales