Terapia Cráneo-Sacral:                              "Cuerpo, Mente y Espíritu"

"El sitema cráneo-sacral es un sistema esencial en el cuerpo humano en el que residen independientemente y comunitariamente a la vez, cuerpo, mente y espíritu."  (Dr. John Upledger)


 

El Dr. Upledger sostiene que el efecto de este proceso de tratamiento facilitador puede manifestarse en casi todos los niveles concebibles, desde el alivio sintomático hasta la resolución de los muchos e importantes problemas del espíritu. La mayoría de las veces está presente y es tratada, al menos, una combinación significativa de cuerpo y emoción. Si entonces se continúa el proceso, el dominio espiritual entrará a menudo en escena y dará a conocer su presencia.

 

Es este acceso a los problemas más profundos lo que proporciona parte de su cualidad única a la Terapia Cráneo-Sacral y también que el paciente establece el plan y se hace cargo del proceso. El terapeuta sintoniza con la sabiduría interna y la inteligencia corporal del paciente y sigue el plan de tratamiento facilitador que le adelanta esta sabiduría interna.



Este tipo de conexión o relación entre paciente/terapeuta crea un vínculo de confianza mutua y amor entre ambos que a menudo evoluciona en sanación, es decir en la resolución de problemas, los presentes y sus causas subyacentes.

 

Según la investigación científica, la Física Cuántica apoya nuestro trabajo. 

Algunos experimentos demuestran que las partículas están interrelacionadas y que se influencian entre sí. Algunas de las observaciones hechas en experimentos con quantums (partículas luminosas) prueban que el observador influencia lo observado, y cuando dos partículas cuánticas son llevadas a lugares opuestos del Universo y una se mueve, la otra resuena en concordancia. Esto pone de manifiesto que cuando entramos en contacto con otro y, especialmente cuando estamos en un acto terapéutico, nos influenciamos mutuamente. Es por este motivo por lo que, como facilitadores, necesitamos aprender a ser absolutamente neutrales para que el sistema del paciente no responda sólo a nuestra presencia, sino que realmente nos enseñe qué hay en él en ese momento. Sólo así podemos cooperar con las fuerzas más profundas de autocuración, con la Inteligencia innata, que es la que sabe y que subyace a toda enfermedad, y ayudar al sistema a encontrar el equilibrio. 

 

El objetivo de este trabajo es que el terapeuta abra un espacio de quietud interior donde el paciente confíe en que puede ser escuchado, porque es en este ser escuchado" donde reside la autocuración. Ayudándole a conectar con su sabiduría interna, puede modificar en el presente los hábitos formados por experiencias pasadas y sanar

 

La Terapia Cráneo-Sacral tiene acceso a la totalidad de los procesos de autocorrección y autosanación del ser humano, equilibrando el cuerpo, la mente y el espíritu.

 

“Conoce tu anatomía y tu fisiología, pero cuando pongas las  manos en el cuerpo de un paciente no olvides nunca que allí habita un alma viviente.” 

(Dr. Sills) 


RENUKA YOGA en redes sociales