Terapia Cráneo-Sacral

 "La salud es el delicado balance en la armonía del cuerpo, mente y espíritu donde los problemas físicos y las distracciones mentales han desaparecido."

(B.K.S. Iyengar)

La Terapia Cráneo- Sacral es un suave, delicado y profundo trabajo corporal que restablece el equilibrio psicosomático y potencia el poder de autocuración de nuestro cuerpo. No es una técnica de masaje, sino un trabajo corporal y emocional que accede a través de las manos del terapeuta al sistema cráneo-sacral, que está en intima relación con los sistemas: nervioso, endocrino, respiratorio, músculo-esquelético y vascular. 

 

El terapeuta cráneo-sacral ha aprendido a leer e interpretar el ritmo en diferentes partes del cuerpo, recibiendo información de los posibles desajustes y fulcros de inercia del sistema.

 

En respuesta a golpes físicos, o tensiones, problemas emocionales, etc. los tejidos del cuerpo se contraen. En ocasiones, esta contracción, sobre todo si el golpe ha sido fuerte o el trauma emocional intenso, queda contenida en el cuerpo, limitando su buen funcionamiento y creando restricciones que provocan problemas que pueden durar años. El movimiento craneo-sacral las refleja como áreas de congestión o restricción.

 

Durante la sesión el paciente siente el ligero contacto de las manos del terapeuta que está alerta para escuchar los movimientos sutiles del cuerpo, sus ritmos, pulsaciones y patrones de congestión y resistencia.

 

Esta escucha proporciona información importante sobre el funcionamiento de la persona en su totalidad.

 

La terapia cráneo-sacral es una terapia no invasiva que se basa en la escucha del cuerpo, en dejarlo actuar sin interferir, sin hacer juicios, siguiéndolo en la búsqueda de la tendencia de equilibrio inherente al organismo, para ayudarse en la corrección. 

 

El terapeuta utiliza sus manos para reflejar al cuerpo del cliente el patrón que tiene conteniendo y al hacerlo, éste tiene la oportunidad de soltar ese patrón restrictivo y encontrar una nueva forma de organizarse para lograr el equilibrio y la salud.

 

El complejo cuerpo-mente es un sistema espontáneamente autoorganizado que, al recibir la información correcta de su propio desequilibrio, tiene la capacidad de equilibrarse por sí mismo. Siguiendo este principio fundamental, el terapeuta nunca impone nada sobre el cuerpo de la persona, ni fuerza a su organismo a hacer algo para lo que todavía no está preparado, el mismo sistema del paciente es el que dirige su proceso de curación.

 

El terapeuta cráneo-sacral sintoniza con su sabiduría interna y su inteligencia corporal y sigue las pautas que le indican. Este trabajo integral permite que el paciente tome conciencia de su propio proceso vital.

 

En EE.UU. el terapeuta cráneo-sacral se llama facilitador.

RENUKA YOGA en redes sociales